Saltar al contenido

Día de alimentación en definición; la magia de un buen “chot” de hidratos de carbono

día de retroalimentación

Si has llegado hasta aquí, es muy probable que ves de día de retroalimentación . Un concepto vinculado al mundo del fitness y la nutrición deportiva que algunos empiezan a utilizar de forma muy eficaz durante los períodos de definición muscular. Dietas restrictivas en hidratos de carbono, termogénesis.

¿Cuándo alimentarse?

Es difícil indicar un momento preciso para realizar una reposición. En la planificación deportiva y nutricional, este período no suele incluirse inicialmente y se suele colocarlo sobre la marcha y según las necesidades específicas de cada persona.

Además, dependerá también el número de realimentación y su duración. NEAT diario puede ser otro síntoma a tener en cuenta a la hora de planificar una realimentación. En resumen, la realimentación consiste en evitar que tu cuerpo llegue a un estado de accidente metabólico. Un concepto vinculado al mundo del fitness pero que también afecta a ciclistas, corredores y triatletas.

Feed Day vs Cheat Meal

Es probable que después de entender el concepto de realimentación, le viniera a la mente el término “cheat meal”. ¿Es lo mismo un refeed que un cheat meal?

Aunque ambos conceptos tienen cierto parecido y sirven para “saltarse” la dieta, no son exactamente iguales.

Un cheat meal hace referencia a la dieta gratuita y nace con la intención de dar libertad total y absoluta a quien tiene el placer de disfrutarla. Una comida de trampas es lo más parecido a la “barra abierta” tanto en cantidad como en contenido. La comida de trampas se utiliza habitualmente para frenar los deseos y disfrutar de la comida preferida de todos sin remordimientos. En una comida trampa, todo vale y puedes comer hamburguesas con helado o patatas fritas.

Por otra parte, se encuentra el día de la reposición. Un salto en la dieta que aparece con la intención de por buscar un beneficio psicológico, pero también fisiológico.

El día de la realimentación, el objetivo es aumentar la ingesta de hidratos de carbono, por lo que las grasas y las proteínas deben dejarse fuera siempre que sea posible.

Durante una realimentación, no se te permite comer todo. Aunque un buen plato de macarrones o arroz tenga un sabor a paraíso, no debería acompañarlo, a priori, de un postre relleno de nata y grasas saturadas. El día de recarga debe utilizarse para llenar el depósito desde la fuente principal de combustible. Hidratos de carbono.

En definitiva, son dos conceptos con un enfoque similar pero que nacen con objetivos totalmente distintos.

¿Tienes ya planeado tu día de realimentación?